Nutrición

Para mas información, ver abajo los enlaces

A pesar de los grandes avances en la ciencia y el incesante incremento de la esperanza de vida, el envejecimiento conlleva una serie de cambios fisiológicos que no se pueden obviar. Así, se observa una reducción de ciertas capacidades y funciones del organismo, resultando en cambios en la composición corporal, como la disminución del agua en el organismo, las masas muscular y ósea e incrementos en la grasa corporal. A nivel de aparato digestivo, las principales modificaciones que se producen en el anciano son, disminución (hipogeusia) o incluso desaparición (ageusia) del sentido del gusto y del olfato, donde se produce una reducción de la funcionalidad de las papilas gustativas y aumenta la dificultad para detectar los sabores. Esto provoca que las personas mayores encuentren las comidas menos sabrosas y poco apetecibles. Para mejorar su sabor, estas personas o incluso los cuidadores añaden muchas veces más sal o grasas, azúcares o saborizantes para compensar dichas carencias. Esto da lugar a una disminución en la ingesta de energía y nutrientes con la aparición de diferentes problemas de salud. Los defectos en la masticación debidos a alteraciones en las piezas dentales por el deterioro propio de la edad o por la presencia de prótesis también juegan un papel muy importante alterando los sabores y reduciendo la ingesta de alimentos sólidos como son las carnes, frutas y verduras.

Por todo ello, aparece una menor capacidad digestiva llevando a producir una cantidad de saliva insuficiente, menor producción de ácido clorhídrico en el estómago (hipocloridia o acloridia) dificultando la digestión de los alimentos, alteraciones intestinales que reducen la función digestiva y disminución del peristaltismo haciendo que haya una mayor tendencia al estreñimiento, acompañado de dietas pobres en fibra (presente en hortalizas, verduras crudas y frutas). El uso generalmente excesivo de medicamentos que altera las sensaciones del gusto y la asimilación de algunos nutrientes también condiciona el estado nutricional de las personas mayores.640px-Tasty_Food_Abundance_in_Healthy_Europe

El proceso de envejecimiento en cada persona es diferente, cada individuo alcanzará la vejez de una forma distinta. Los aspectos morfológicos, fisiológicos, psicológicos, funcionales y sociales evolucionan de forma diferente de los adultos a los ancianos. Por ello la idea de estos consejos, no es solo dar a conocer los posibles problemas derivados del proceso de envejecer, sino como hacer más saludable y confortable esta última etapa a través de unos buenos hábitos alimenticios como es una dieta equilibrada (conteniendo la energía necesaria) variada (asegurando el aporte tanto de macro como de micronutrientes) y adaptada (atendiendo a las peculiaridades de cada sujeto), siempre teniendo en cuenta el papel clave que juega el gusto y el olfato en el proceso de aceptación, motivación e interés por la comida. El objetivo es, como bien demuestran los estudios actuales, mejorar a través de la nutrición la calidad de vida de las personas para que lleguen lo mejor posible a estos últimos años de su vida. BUSCANDO DAR MÁS VIDA A LOS AÑOS QUE MÁS AÑOS A LA VIDA.Elderly_exercise

Actividad Física

Diabetes Tipo II

Disfagia

Enfermedad de Alzheimer

Enfermedades Cardiovasculares

Macronutrientes

Micronutrientes

Obesidad